LA PRIMERA VEZ QUE ME ENAMORÉ
Historias de amor

LA PRIMERA VEZ QUE ME ENAMORÉ

Hay cosas que nos gustaría decir a los que amamos. Pero no siempre sabemos por dónde empezar, cómo encontrar los correctos, cómo transmitir la intención correcta. Hoy, lo ayudamos a comenzar y enviar la carta más hermosa:

En hay momentos únicos que recuerdas toda la vida. Es el caso de su primer beso , el primer te quiero, su primera vez. No importa la edad, solemos recordar el nombre de pila de su primer amor , las fechas y los lugares, algunos recuerdos no se desvanecen, incluso años después. Y estos son hermosos recuerdos, quizás un poco idealizados a veces con el paso del tiempo, pero que quedan grabados en la memoria. ¿Recuerdas tu primer amor? ¿ Un amor juvenil que duró? amor de vacaciones ? ¿Cuándo y cómo supiste que estabas enamorado? ¿Qué recuerdos tienes de él? , he aquí un lindo testimonio de Andréa, que nos transporta a nuestros propios recuerdos.

 

Cuando me enamoré por primera vez, tenía 15 años y su nombre era Daniel. Mi corazón dio un vuelco al verlo por primera vez. Creo que tenía todos los síntomas del amor a primera vista  : mejillas sonrojadas, ojos chispeantes, mariposas en el estómago y, por supuesto, parecer estúpido. Sobre todo a los 15.

Estaba allí frente a mí, tan guapo, tan alto, tan moreno, ¡y me dije que era el hombre de mi vida-

Evidentemente, no tenía la distancia necesaria para hacer la distinción entre un flechazo , un rayo y , el verdadero. Pero eso es lo que lo hizo tan hermoso y por eso he guardado un recuerdo inolvidable durante todos estos años.

Temas Relacionados  El amor

Tenía la inocencia y la temeridad propias de la adolescencia, entonces no me hacía tantas preguntas.

LA PRIMERA VEZ QUE ME ENAMORÉ

Mi corazón hablaba por mí, seguramente también mi cuerpo, pero todavía inocente, mis emociones y por lo tanto mis primeros sentimientos de amor.

 

LA PRIMERA VEZ QUE SIENTES ESAS COSAS, OCUPA TODO EL ESPACIO, LITERALMENTE. EL OTRO ES OMNIPRESENTE, EN LOS PENSAMIENTOS, EN EL CORAZÓN, EN LOS SUEÑOS.

El mundo gira alrededor de él y de nadie más. Se convierte en una obsesión , esa mezcla de deseo y necesidad, casi dolorosa.

¿Cuándo lo volveré a ver? ¿Realmente le intereso, le gusto lo suficiente? ¿Siente lo mismo que yo

Tan joven, con tan poca experiencia, es normal estar tan perdido, lo he entendido desde entonces. Pero en ese momento, recuerdo que no tenía absolutamente ningún control sobre este tsunami emocional.

No se puede negar, amor, cuando te cae encima, lo trastorna todo, lo vuelca. ¡Pierdes tu lógica, tu orientación, incluso tu sentido común a veces!

LA PRIMERA VEZ QUE ME ENAMORÉ, VI MAGIA EN LO QUE ME ESTABA PASANDO.

No todo fue perfecto, pero para mí lo fue y los recuerdos que guardo desde entonces, seguramente idealizados, van en esa dirección.

Los juegos de miradas, las sonrisas, las manos rozándose, las burlas. Y finalmente, nuestro primer beso, mi primer beso de verdad, entrelazados, escondidos de nuestro grupo de amigos.

Recuerdo su dulzura, su amabilidad, su ternura , su sinceridad. Había poesía en nuestra historia de amor adolescente.

Pero no nos sentíamos como si tuviéramos 15 y 17 años. Lo que estábamos viviendo era excepcional, único, más importante que nada. Estábamos sobre una nubecita de la que nos fue imposible descender durante aquel verano…

Temas Relacionados  ENCONTRAR UN AMOR DE JUVENTUD 30 AÑOS DESPUÉS

ES COMO SI LO QUE ESTUVIÉRAMOS EXPERIMENTANDO FUERA EL NUEVO CENTRO DE NUESTROS DOS MUNDOS, QUE LUEGO SE UNIERON PARA FORMAR UN ÚNICO Y ÚNICO UNIVERSO. EL NUESTRO.

pareja al atardecer

Ya nada más importaba a nuestro alrededor, nadie. Contábamos los minutos para volver a encontrarnos, buscábamos formas de alargar el tiempo. Nos enviábamos mensajes a través de amigos, todo, siempre que pudiéramos picar algo de tiempo juntos.

Recuerdo que a su lado me sentía muy bien, bella, fuerte, única. Es como si realmente me estuvieran mirando por primera vez en mi corta existencia.

A los 15 obviamente nos falta madurez y no siempre interpretamos bien las cosas. Pero estos recuerdos han construido mi vida amorosa a lo largo del tiempo. Y me alegro, años después, de haber tenido la oportunidad de vivir este primer amor.

ME AYUDÓ MUCHAS VECES DESPUÉS A PONER EN PERSPECTIVA UNA DECEPCIÓN AMOROSA OA SEGUIR CREYENDO EN EL AMOR CUANDO LLEGABA A LA EDAD ADULTA ANTE UN DOLOR DE CABEZA , UNA RUPTURA, UNA NUEVA DECEPCIÓN.

Porque desafortunadamente, esta bonita primera historia no duró. No ha resistido el paso del tiempo, nuestra juventud, la distancia.

Fue un romance de vacaciones de un mes que logramos que dure un año más a través de cartas de amor, llamadas telefónicas y nuestros recuerdos. El verano siguiente nos volvimos a encontrar. Yo me iba de vacaciones al mismo lugar, él era de allí.

Pero ese fue nuestro último verano, el final de nuestra historia. Si el amor estuvo ahí, desde la altura de nuestros 16 y apenas 18 años, no estuvo a la altura de nuestros padres, la imposibilidad de volver a vernos, el hecho de que el verano siguiente, yo no estaré.

Las letras comenzaron a adelgazarse, nuestros recuerdos a enfriarse, nuestro amor tan joven a perder fuerza. Teníamos otras experiencias por vivir, madurez por adquirir, nuestra vida por crearnos a nosotros mismos.

Temas Relacionados  Amor propio

Después de dos veranos mágicos a su lado, llegó el momento de despedirse. Cada uno tomó su propio camino a cientos de kilómetros de distancia.

Pero nunca olvidaré lo que me hizo sentir, la intensidad de aquellas primeras veces. Primer beso, primer te amo, primer reencuentro, primeras cartas de amor…

LA PRIMERA VEZ QUE ME ENAMORÉ

Cuando recuerdo estos años, incluso estas décadas, la sonrisa siempre se invita a sí misma y todavía recuerdo el lugar de nuestro primer beso. Este momento fuera del tiempo, lo apreciaré para siempre.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *